MODO VIRTUAL ON GOING

Por María Cañizal
 
En este momento se está llevando a cabo la legendaria feria de licencias del mundo mundial de todos los años de manera virtual.
 
LICENSING SHOW
 
Yo hubiese pensado un título distinto, no sé, algo que destaque entre ¡tanta creatividad expuesta en esta mismísima feria!
O pedirle ayuda a Disney, a Warner, al propio Akira Toriyama, algún inspirado en estos tiempos tan propicios para que la inventiva se luzca. Pero hoy me parece que estoy equivocada si me detengo a hacer esa crítica innecesaria.
 
Somos muchos los que seguimos haciendo las cosas de antes, de un modo distinto obligado, sin hacer el click
 
Ante la escasa certeza de un futuro confiable, gran parte de la humanidad se ha volcado fuertemente, quizás más fuerte que en todo el último siglo, a la Fe en las religiones, en los oráculos ancestrales, los mensajes de los astros y los planetas, los adivinos y los psicólogos de cuanta orientación exista sobre la Tierra. Alguien que arroje un poquito de certeza o claridad en estos tiempos se vuelve gota en el desierto
 
Hoy alcanzarían cifras de seguidores astronómicas, Freud, Jung, Lacan, Erich Fromm , Pichón Riviere, Pavlov, Melanie Klein, Adler, Dolto. Ni hablar del perfil de Los Mayas todos juntos, el pueblo Azteca entero y Buda mismo.
 
La Astrología y esas yerbas compiten mano a mano con la masa madre, los colores de pelo nuevos y los bailecitos de Tik Tok
 
Para proporcionar como siempre a escala local, y comprender las miradas útiles, hoy entre Gabriel Rolón y Claudio María Domínguez se disputan cifras de libros vendidos inigualables en la historia de las editoriales argentinas, aunque esta industria viva actualmente una baja del 40% en sus ventas, ambos tienen millones de seguidores y fanáticos pero sus redes sociales no lo demuestran así.
 
Aunque las redes son fuertísimas y su crecimiento y tendencia se proyectan inconmensurables, no es lo único que se mueve a nivel humano.
 
Mismo fenómeno que le ocurre a grandes marcas y licencias en este mercado nuestro que parece apagarse en largas agonías pero que sin embargo repunta una y otra vez, como la flor junto al cardo
 
Me da la sensación que es hora de mirar las cosas de un modo diferente, desde otra vereda, con otro sombrero puesto como se diría en las áreas creativas. Las licencias que solemos trabajar devienen de gente que trabaja duro, que forman equipo con sus conocimientos particulares y que reunidos a partir de un concepto, un contenido, un pensamiento volcado exclusivamente con estilos, colores, diseños, valores, humor, reflexiones, entrelazadas todas juntas, armoniosamente, se trazan el objetivo de transmitir algo interesante, de intentar formar algo bueno o de entretener de manera ingeniosa estimulando a partir de la empatía o la sensibilidad un montón de pequeños receptores emotivos en la infancia, la juventud o la adultez que perdurarán más allá de lo imaginable. Eso es un valor.
 
Cientos de marcas que las hemos visto lograr no sólo ventas generosas, para estar todos agradecidos sino también transmitir detalles, de esos que hoy, en estas situaciones extremas que nos toca vivir podemos entender cómo los que valen, los importantes, los que perduran, los que sostienen. Hablo de las risas, del amor, del entusiasmo, de idealismos, de fantasías que quizás puedan hacerse realidad como en los sueños. Cientos de marcas ya tienen todo este contenido que se puede seguir capitalizando de un excelente modo, otras realmente ya son desechables, por las razones opuestas.
 
 
Por esto digo que no hacemos el click
 
¿qué más puede hacerse en modo virtual?
 
Si hay aprendizajes para nosotros, argentinitos de mi alma ( lo digo con amor como si le hablara a niños) en esta Pandemia bendita es que ‘ponerse a tiro’ garpa. Quienes se resistían al posnet, mercado pago o los sistemas tecnológicos que imperaban en otros países desde hace rato y siempre más ágiles que acá, para comprar y vender, se los lleva puesto cualquier emprendimiento vecino surgido en plena Pandemia
 
¡ nos sigue faltando un montón! Es mi pensamiento más frecuente. Hay que seguir, pero seguir diferente. Seguir mejor
 
A partir de todo esto quiero abordar 3 temas
 
1 : es todo lo que experimentamos o vimos experimentar de modo virtual que ni nos hubiésemos imaginado
2 : cómo pasar de la Pandemia sin sentirnos fracasados desde ‘ la vida anterior’
3 : las marcas
 
1 - del sexting ya se sabía. Sexo virtual es de los que yo llamo misma acción distinto medio. Digo, si nos remontamos a otras épocas las prácticas sexuales se han experimentado sin presencia física necesaria de los participantes desde tiempos inmemoriales : a través de escritos, films, llamadas. Lo que sea, hoy sólo cambia el medio y sus posibilidades.
Como ser un celular y sus bondades audiovisuales todas.
Clases virtuales tampoco es nuevo, otra vez, sólo modifica el medio y sus floridas posibilidades, pero hemos tomado clases de todo tipo sin estar allí en algún banquito frente al maestro
Visitas guiadas en museos, una maravilla para quienes gustan de esos placeres
Incluso tours por ciudades, ya muy similares a los mil programas de TV del rubro
Como conciertos líricos desde pleno Panteón Romano.
La lista puede ser extensa y particular también, porque cada uno ha asistido a alguna situación de su vida que antes llevaba únicamente estando presente, a algún modo remoto.
Quizás de los más raros para mí, son lo que implican en sí mismos la gracia de la presencia, como una celebración de cumpleaños, una fiesta o un recital
Porque algo de nuestra fibra humana acontece gracias a esa sociabilidad física
O los que involucran sí o sí los sentidos del gusto y el olfato, ahí imagino que el primer software que lo logre se convertirá en el Bill Gates del nuevo siglo.
 
 
2 - ESTOY TENIENDO UNA REUNION por Zoom en pijama desde mi celu en el balcón de casa en Buenos Aires, con otro señor igual que yo pero que está en shorts, aunque yo no le vea, en su departamento de 35 metros cuadrados en un piso 82 en Shangai, por el que paga 7 veces más que yo, y yo me quejaba de algunas cosas.. y a mí Sólo me cuesta la proporción de los 40 minutos que uso de internet en los $ 3.800 que pago por mes el servicio. No sólo fue más efectiva, práctica y precisa mi reunión sino que además no gasto nada, así que cualquier mínima acción que se pueda desprender de esto puedo considerarlo 99% ganancia. No necesariamente monetaria
 
Claro que esta nueva normalidad vino para quedarse. Para quedarse y para mostrarnos un nivel superior de la vida, el tiempo y sus recursos. Y a mostrarnos también, a mí y a vos cómo estaría bueno aprovecharlo. Y empezar a entender además que quizás las comparaciones que alguna vez hicimos eran producto de la deslocalización de las personas, de no ubicarlas bien en su contexto, de habernos formado una mirada probablemente algo distorsionada.
 
3 : las muchas MARCAS y LICENCIAS. Ese Chino resultó un muy buen tipo, me dio un par de tips y además nos reímos un par de veces en la charla. Algo de conexión distinta hubo. Es muy loco, porque no estuvimos en persona pero es verdad sí, que un poco más naturales, sin posturas que cumplir, sin vestimentas forzadas. Quizás pudimos detenernos en el silencio de cada uno a ver lo que ya veníamos viendo pero de un modo diferente. Entonces compartimos el objetivo. El de aunar esfuerzos, hacer cosas juntos, que lo beneficien a él, a la empresa para la que trabaja, y a mí, para la marca que represento y que además pondría a trabajar, con alguna pequeña esperanza, a un puñado de gente a la que le volvería la sonrisa a la cara. Alguna risa surgió justamente de nuestra insistencia en hacer que coincidan nuestros negocios que a simple vista no tenían relación ni por casualidad. Pero los 2 buscábamos lo mismo, hacer que funcione. Lo ‘remiré’,
pude hacerlo gracias a estas raras circunstancias y ese pequeño cambio mío dio otra oportunidad a ver todo lo demás.
 
Me gustaría exhortar de alguna manera, humildemente, a que intentemos esa Misma NUEVA MIRADA hacia esas marcas, esos diseños inmensos, esa reunión increíble de talentos que bien simplificados en un producto del que yo desarrollo desde el bien, pueda llegar tal cual lo soñé a generar algo lindo en una persona que aún no conozco pero a la cual llegaré con mi fruto
Creo que no siempre lo novedoso es lo mejor, que no se necesita siempre más, o diferente, nuevo, sino reforzar, insistir con algunos valores clásicos, valores que nos siguen movilizando, reversionados como queramos, pero no descartarlos o despreciarlos por completo por haberlos analizado desde unas, hoy, absurdas y obsoletas razones. Me parece que estamos cometiendo un error si no ‘volvemos a mirar’, si no nos damos la oportunidad renovada
 
Por supuesto que la incorporación de los avances son vitales y cargan todo de una nueva energía, hay novedades revolucionadoras en sí mismas que suman, pero si no tomamos el aprendizaje de no repetir misma fórmula para querer obtener resultados diferentes, entendiendo las cosas desde la esencia humana nos encontraremos tarde o temprano en el mismo pasillo oscuro
 
Pero basta de esas frasecitas repetidas sin sentido como : - esto ya se hizo y no funcionó
¡¿What?!
Las buenas maderas funcionan siempre. ¡La risa no pasa de moda! ¡Las buenas intenciones tampoco! Y las cosas lindas menos
Dejémonos de joder por favor
Después vemos que otros toman marcas de hace mil años, las cranean acorde a los tiempos, montan unas inversiones monumentales y todo el mundo con la remerita de última moda de Kodak
¡Vamos!
 
Ya sé ya sé que lo mío suena muy idealista, pero si no es este el momento, de revoluciones de todo tipo, para pensar las cosas con un poco más de detenimiento, de depuraciones, de fantasía que se vuelva realidad , de un modo a lo gran Disney o Black Mirror ¿cuándo sería?
 
Quizás no es sólo un click, son varios más.
Me quedo pensando y pensando todo lo que puede rescatarse entre lo mucho que alomejor no veníamos haciendo del todo bien